Vestidos delicados, vaporosos y ligeros. ¡Son una pasada!

El movimiento y la libertad son las dos claves que definen estos vestidos de novia (o fiesta), ya que te darán un plus de elegancia y feminidad.
Imagen 1 de 9
Ampliar
 
¿Te gusta?

Elegante diseño en tul con detalles en pedrería en color plata

Di adiós a los vestidos pesados, sin gracia y sin movimiento que convertían el día de tu boda en todo un sufrimiento. Ahora se llevan los tejidos vaporosos, delicados y, sobre todo, ligeros que permiten libertad de movimiento incluso cuando se superponen varias capas de tela.

Además, este efecto de ligereza y movimiento contribuye a generar un efecto óptico de tonalidades en degradé o cascada. Como si la falda, la pieza principal en este caso, cobrase vida propia y combiase de tonalidad dependiendo del enfoque, la luz o la postura a la hora de lucir tu vestido de novia.

Por ello, los colores pastel, el rosa, el lavanda, el melocotón o incluso un ligero dorado o champagne le están ganando terreno al blanco más puro a la hora de elegir este tipo de estilismo.

Imágenes Hayley Paige

por AnnaC "Editora en jefe de Hispabodas desde 2008, conocedora de los secretos para hacer que un evento brille con luz propia! Shhh ;)"
Valora este artículo
 
¿Te gusta?
Todo Sobre
COMENTARIOS ()
- +
responder