El slip dress llegó para quedarse

Minimalista, de inspiración lencera y máximo exponente del menos es más. Así es el estilo que heredamos de los años '90 y que ha regresado para no irse más (por el momento).
por el 04/12/2016

El slip dress llegó para quedarse

Fue en la década de los '90 cuando el diseñador Narciso Rodriguez vistió a una de las novias del año, por no decir más icónicas de todos los tiempos, Carolyn Bessette-Kennedy con un modelo minimalista, sin estridencias y sacado casi directamente de lo más íntimo de su alcoba.

Se trataba de un slip dress en toda regla que marcó tendencia entre las famosas y no tan famosas de la época. 

Las pautas de estilo estaban claras: sencillez ante todo, casi sin complementos, con poco maquillaje e incluso sin sujetador.

Entre las adeptas a esta tendencia vimos a rostros tan conocidos como Kate Moss o Gwyneth Paltrow. Mientras que, hoy en día, entre las que podríamos denominar "rescatadoras" o "herederas" del slip dress se encuentran Rooney Mara, Dakota Johnson o Sienna Miller. 

Pero no solamente ellas, puesto que los diseñadores apuestan temporada tras temporada por esta minimalista pieza que también vemos en escaparates de firmas low cost y que además casi siempre aparece en tonalidades empolvadas, en blanco y en raras ocasiones alguien se atreve con un toque de color.

Además, en los últimos años esta pieza que solía emplearse en los meses más cálidos, por ser de tirantes y de un tejido bastante liviano, se ha transformado mediante la superposición de prendas y ahora también lo vemos a diario por nuestras calles en días más invernales.

Obviamente, también resulta todo un acierto para ir de boda, de fiesta, de cóctel o a cualquier tipo de evento que requiera de cierta etiqueta. Pero en estos casos, ¡mejor que luzcas tu silueta y descubras tu espalda sin superposiciones ni otras prendas!

El slip dress llegó para quedarse

Imágenes Asos

COMENTARIOS ()
- +
responder