¿Cómo planificar una boda?

Para nadie es un secreto que este tipo de eventos requieren tiempo, planeación y mucho esfuerzo cuando se quiere que todo resulte como se ha imaginado. Sin embargo, este proceso debería ser ameno y no traumático, por lo que a continuación te contaremos cómo planificar una boda paso a paso.

Tareas esenciales al organizar una boda

Planificar un evento como este resulta mucho más sencillo cuando organizas cada aspecto de forma individual y lo plasmas todo en papel, pues de esa forma puedes visualizar cada tarea e ir cumpliendo con todo lo necesario.

Estas son las tareas esenciales al organizar una boda gracias a la wedding planners Mireia Baró:

  1. Escoger la fecha.
  2. Definir el presupuesto disponible.
  3. Elegir el lugar donde se realizará la ceremonia y el festejo.
  4. Seleccionar a los proveedores: catering, fotógrafo, música, decoración y más.
  5. Preparar los documentos necesarios para realizar los trámites.
  6. Crear una lista de invitados.
  7. Seleccionar el vestido de novia.
  8. Definir los colores y la decoración.

Línea de tiempo para planificar una boda con éxito

El manejo del tiempo es uno de los principales retos cuando se acerca la boda. Por ello, a continuación te sugerimos cómo puedes organizar el cumplimiento de cada tarea con suficiente antelación para completarlas todas antes de la fecha tan esperada.

En esta propuesta se ha considerado un año de antelación para preparar la boda. No obstante, si cuentas con menos tiempo, puedes adaptar nuestra sugerencia en wedding planner mallorca para cumplir con lo requieres en tu día especial.

12 meses antes de la boda

Ahora dispones de todo el tiempo necesario, pero eso no significa que te puedas dormir en los laureles. Este es el momento ideal para cumplir con las siguientes tareas.

  • Escoger la fecha de la boda.
  • Definir la cantidad de invitados y calcular el presupuesto disponible.
  • Buscar y reservar el lugar donde se realizará el festejo.
  • Escoger y reservar la iglesia o el juzgado donde se llevará a cabo la ceremonia.

De 9 a 11 meses antes de la boda

En esta etapa del proceso debes comenzar a planificar todo lo necesario para el gran día y eso implica ubicar a aquellas personas que serán claves para que todo resulte como esperas.

  • Localiza a los proveedores: catering, fotógrafo, decorador, banda musical y más.
  • Contrata al oficiante de boda, en caso de que se trate de un matrimonio civil.
  • Prepara la lista preliminar de invitados. Aunque antes has seleccionado quiénes asistirán al evento, es momento de definir a las damas de honor, pajes, padrinos y más.
  • Comienza a ubicar tu vestido de novia soñado. Posiblemente no te decidas aún, pero es el momento de ver opciones.
  • Seleccionar un posible destino para la luna de miel y solicitar presupuestos.

De 6 a 8 meses antes de la boda:

Se acerca la fecha y es momento de ir afinando los detalles necesarios para que todo resulte perfectamente.

  • Si realizarás una boda religiosa, en la parroquia te indicarán las fechas para realizar los cursillos prematrimoniales.
  • Contrata la música para la boda, ya sea en vivo o con algún dj de tu agrado.
  • Escoge las invitaciones y encárgalas.
  • Selecciona y compra las alianzas con tu pareja. Si lo prefieres, incluso pueden participar en un taller para crear sus propias alianzas de boda, se trata de una experiencia única.
  • Reservar el viaje para la luna de miel.

De 4 a 5 meses antes de la boda

Aún queda tiempo, no desesperes, pero tampoco te acomodes demasiado, porque todavía hay cosas por hacer.

  • Solicita y prepara la documentación para boda civil y/o religiosa.
  • Compra el traje del novio.
  • Compra los accesorios para tu atuendo (zapatos, velo, joyería).
  • Selecciona dónde te peinarás y maquillarás ese día.
  • Realiza reservaciones con los proveedores.

3 meses antes de la boda

Ahora es el momento adecuado para lo siguiente:

  • Enviar las invitaciones.
  • Preparar el protocolo de la ceremonia.
  • Encargar los recuerdos que se llevarán los invitados.
  • Reservar las flores para ese día.
  • Preparar el baile de los novios.

2 meses antes de la boda

Es tiempo suficiente para dedicarle a lo siguiente:

  • Realiza una prueba de maquillaje y peinado.
  • Escoge la música.
  • Selecciona el menú.
  • Regálate un tratamiento de belleza.

1 mes antes de la boda

Ahora es el momento de afinar los últimos detalles:

  • Confirma a todos los proveedores contratados.
  • Confirma la asistencia de los invitados.
  • Confirma la reservación de la luna de miel.

Consejos para escoger un salón de fiestas adecuado

Si estás planificando tu boda, es posible que en algún momento sientas algo de frustración cuando hay tantas cosas por hacer para que tu día especial resulte como lo has soñado. No te preocupes, aquí te ofrecemos consejos para escoger un salón de fiestas adecuado.

La temática y el estilo

Estos elementos son esenciales al momento de escoger el salón de fiestas ideal y se basan en lo que la pareja tiene en mente para ese día especial.

Por ejemplo, si buscan realizar una ceremonia al aire libre, planificar el festejo en una glorieta o salón con jardín sería lo más apropiado.

Si, en cambio, desean algo más elegante y glamouroso, existen salones de fiestas que parecen auténticos castillos e impresionarán a todos los asistentes.

Localización

En este aspecto se debe tomar en cuenta el lugar de la ceremonia, de modo que la locación del festejo no se encuentre demasiado lejos.

Es habitual que ambos eventos tengan lugar en la ciudad donde residen los novios, aunque últimamente también hay una tendencia de casarse en el caribe y otras locaciones que requieren mayor planificación y traslado de los invitados con transporte y hospedaje incluidos.

Si este no es tu caso, simplemente piensa en la comodidad de todos. Cuanto más cerca esté el salón de fiestas del lugar de ceremonia, mucho mejor. De esta manera podrán trasladarse todos sin prisa y disfrutar de ambos eventos.

¿Con o sin alojamiento?

Dependiendo del lugar donde decidas realizar la ceremonia y el festejo, puede ser útil que se incluya el hospedaje para que tus invitados pasen la noche y se retiren al día siguiente, de esa forma podrán disfrutar del evento completo.

Aunque en la mayoría de los casos no se requiere, se trata de un aspecto a considerar cuando el salón de fiestas se encuentra muy retirado de la localidad donde residen los novios y los invitados.

Características del espacio

En este aspecto las dimensiones, por ejemplo, son de vital importancia y para ello los novios deben determinar con antelación la cantidad de invitados que han calculado para su boda.

En muchas ocasiones las parejas se han encontrado con que el salón de fiestas es muy pequeño para la cantidad de personas que han invitado y deben improvisar algunas mesas en el área exterior.

Sin embargo, esto puede resultar un tanto desagradable para los invitados, además de un dolor de cabeza innecesario para los novios. Asegúrate de que el salón cuente con la capacidad necesaria para todos y garantiza un día inolvidable.

Otro aspecto importante en este sentido es conocer el número de baños que dispone el lugar, el cual deberá estar acorde con la cantidad de personas que asistirá, así como el aparcamiento y la cantidad de plazas existentes en el mismo.

Decoraciones

La decoración depende en gran medida del espacio y las características del mismo. Para ello, lo mejor es contar con la asesoría de profesionales que sean capaces de explotar el potencial del lugar en beneficio del evento.

En la decoración deberán tomarse en cuenta aspecto como las dimensiones del espacio, la distribución de las mesas, los espacios de circulación, el área con mayor protagonismo y las tomas de corriente, en caso de requerir conectar aparatos electrónicos.

Presupuesto

Este es, posiblemente, el elemento más importante, pues debes asegurarte de escoger un salón que cumpla con todo lo anterior y además ofrezca el mejor precio conforme a los servicios prestados.

Por lo general, este es uno de los principales gastos de una boda y el presupuesto se establece en función del número de personas, de allí la importancia de invitar solo a aquellos que realmente deberías asistir ese día y confirmar su asistencia con antelación para no gastar demás.

Vestidos de fiesta que puedes utilizar en cualquier ocasión

Comprar un atuendo nuevo, en ocasiones, requiere una inversión que no estamos dispuestas a realizar para lucirlo en una única oportunidad. Si a ti también se te ha presentado este dilema, pon atención a los siguientes vestidos de fiesta que puedes utilizar en cualquier ocasión.

¿Qué vestido usar en cada ocasión?

La clave al momento de adquirir un vestido nuevo para tu armario, es escoger modelos y diseños versátiles que puedas utilizar en más de una ocasión.

A continuación, te ofrecemos algunas sugerencias que serán útiles para determinar el atuendo perfecto en cada caso.

Vestidos de etiqueta

Este tipo de vestido suele ser largo y poseer detalles que captan miradas. Son atuendos ideales para eventos importantes como una boda y puedes complementar tu look con unos lindos tacones y joyería a juego.

Ahora bien, para asistir a una boda no necesariamente debes llevar un vestido de etiqueta tan formal como el que hemos descrito anteriormente, también puedes optar por una alternativa más informal pero igualmente adecuada.

En este caso, te recomendamos escoger algún vestido que llegue a la altura de la pantorrilla y combinarlo con un bolso de piel sintética para añadirle un toque de sofisticación al look.

Vestido de cocktail

A algunas les resulta complicado escoger un vestido adecuado para este tipo de ocasiones donde no debes lucir tan elegante pero tampoco demasiado informal.

En estos casos los vestidos de cocktail so ideales, porque te permiten lucir colores atrevidos y, opcionalmente, también algo de brillo.

Te recomendamos escoger alguno a la altura de la rodilla o un poco más arriba, pero eso sí, no dejes a un lado los accesorios porque marcarán la diferencia entre un look de día o de noche.

Vestidos para fiestas o reuniones informales

En este tipo de ocasiones se suele lucir poco brillo y utilizar vestidos más uniformes. Sin embargo, eso no quiere decir que debas descartar del todo a las lentejuelas, únicamente tienes que asegurarte de vestir la prenda con moderación.

Si prefieres ir por lo seguro, te recomendamos escoger un vestido de tela satinada con altura a nivel de los tobillos.

Vestidos para el trabajo

Ya sea porque tu profesión exige lucir cierto código de vestimenta o simplemente porque te encanta verte glamourosa en un vestido incluso para trabajar, es oportuno mencionar que existen alternativas ideales para todos los estilos.

La sugerencia en este caso es escoger diseños a la altura de la rodilla o por debajo, evitando a toda superar este nivel de largo porque estarías yendo demasiado formal para la ocasión.

Respecto al corte, te recomendamos aquellos que tienen forma de “A” o de lápiz.

Vestidos para ocasiones casuales

Los vestidos para ocasiones casuales deben lucir frescos y, preferiblemente, permitirte lucir las piernas.

El uso de mangas en la parte superior es opcional, también puedes optar por diseños de cuellos sutiles para realzar el look.

Recuerda que este tipo de vestidos son ideales para reuniones al aire libre, de modo que la sencillez y la libertad de movimiento son las claves del éxito.

Si decides usar un vestido largo, entonces te recomendamos optar por telas suaves y con vuelo, para respetar los parámetros que mencionamos antes.

Complementos para combinar con tu vestido

En ocasiones, un mismo vestido se puede utilizar para distintos tipos de eventos según los complementos que escojas para combinarlo.

Por ejemplo, hoy en día está de moda utilizar vestidos con zapatos deportivos al estilo spoty chic y, aunque no es ideal para toda ocasión, puede sacarte de apuros en una salida casual imprevista.

En otros casos donde el código de vestimenta requiera sofisticación y elegancia, resulta indispensable el uso de complementos como zapatos de tacón, joyería, carteras tipo clutch, entre otros. Toma esto en cuenta al momento de crear tu atuendo.

Tendencias en vestidos de novia

¿Sabes cuáles son las tendencias en vestidos de novia hoy en día? No te pierdas nuestras sugerencias de diseños, estampados y aplicaciones para todo tipo de gustos, ya sea que desees conseguir un atuendo elegante, sexy o impactante, estas son las recomendaciones que te ayudarán a decidir el vestido ideal.

Moda nupcial

Anualmente se generan nuevas tendencias de moda nupcial que encantan a las novias y sorprenden a todos los asistentes en este tipo de eventos.

Sin importar cuál sea tu estilo particular, siempre se está innovando desde el punto de vista de la elegancia hasta el minimalista, pasando por el romántico e incluso la fantasía que ya no solo se puede ver en los cuentos de hadas.

Conoce las principales tendencias en vestidos de novia para el momento y obtén la inspiración que necesitas para conseguir tu atuendo ideal.

Minimalismo y elegancia

Esta es la demostración clara de que no siempre más es mejor. Se trata de realzar siluetas simples con la tela de un vestido que más allá de vestir, logra un look que en verdad funciona.

Esta tendencia incluye trajes de novia sencillos, esencialmente de seda, con cortes lenceros y líneas limpias.

Plumas y otras aplicaciones

Hay novias que el día de su boda realmente quieren destacar y para ello optan por vestidos que incluyen plumas, flecos y pedrería en escotes, ruedos o el propio cuerpo.

Se trata de creaciones donde la textura salta a la vista e impacta de una forma tan elegante como irreverente.

Trajes de dos piezas

¿Quién dice que la novia siempre debe llevar vestido? Ahora no hay límites en lo que se refiere a la moda nupcial.

Esta tendencia se basa en dos piezas tipo sastre, como los pantalones con blusas transparentes o tops brillantes. Sin lugar a dudas, la novia que vista de esta forma no solo lucirá cool, sino que se verá moderna y disfrutará de una comodidad invaluable en su gran día.

Cut out

Esta tendencia se basa en cortes que realzan la silueta de cualquier novia. Algunos de los diseños incluyen escotes en media cintura o tejidos ajustados al cuerpo y realzados con aplicaciones delicadas.

Este es el estilo ideal para aquellas novias que deseen destacar su silueta de manera natural y no solo lucir femenina sino también sexy.

Encaje y transparencias

El encaje es un material que siempre se ha utilizado para realzar la belleza en los vestidos de novia y, por lo tanto, nunca pasa de moda.

Este es un estilo más folk, que suele ir acompañado con flecos, capas y bordados para crear un look romántico.

También se puede complementar con telas semitransparentes que aportan un toque de sensualidad sugerente.

Opulencia y brillo

El día de tu boda es el momento perfecto para brillar, y lo decimos literalmente. Esta tendencia está marcada por vestidos de princesa, con faldas amplias y llenas de detalles, aplicaciones, telas y bordados con pedrería.

Lucirás como toda una princesa encantada en un vestido que parezca tu segunda piel, con tela metalizada, líneas rectas y mucho, pero mucho brillo.

Capas y abrigos

Las capas siguen estando de moda en lo que a vestidos de novia se refiere, pero ahora se suelen crear con diseños atrevidos y a prueba del frío.

Según el lugar donde realizarás el evento, es posible que te interese lucir un vestido con encaje, seda o tul, acompañado con un abrigo como accesorio que aportará glamour y estilo a tu atuendo.

Esta decisión estará complementada con un elemento adicional y es que no pasarás frío en el día más importante de tu vida.

Flores y más flores

No importa si tu boda será en una temporada diferente a la primavera, los vestidos con flores estampadas, bordadas sobre transparencias o en 3D nunca pasan de moda.

Este tipo de accesorio se suele utilizar para destacar escotes, velos y la silueta como si se tratara de un bello jardín. Anímate a probarlo.